Inicio Uncategorized Interpol manda adolescente equivocada y forzada ir a EEUU

Interpol manda adolescente equivocada y forzada ir a EEUU

Compartir
 
MEXICO (AP) — Una adolescente fue obligada a ir a Estados Unidos tras ser confundida con otra a la que su padre sustrajo hace varios años, aunque el miércoles retornó a México luego de que pruebas de ADN demostraran que se trató de la menor equivocada.



El caso de Alondra Luna Núñez, de 14 años, atrajo la atención luego de que se divulgara en redes sociales y medios de comunicación un video en el que se le veía resistirse y gritar cuando agentes mexicanos parecían sacarla a la fuerza de lo que se dijo era su escuela, aunque el miércoles funcionarios dijeron a The Associated Press que el lugar era el juzgado donde se decidió que la menor fuera entregada a una mujer que vive en Houston y que decía ser su madre.
La cancillería mexicana informó en un comunicado que agentes de la Interpol ubicaron a la menor en el estado central de Guanajuato como parte de un mandato de una jueza mexicana, la cual había recibido una notificación del gobierno de Estados Unidos de que la adolescente había sido sustraída ilegalmente por su padre hace algunos años.
Alondra volvió a México el miércoles en un vuelo procedente de Estados Unidos y sus familiares dijeron que analizan presentar una demanda contra quien resulte responsable. La mujer en Houston, de nombre Dorotea García, dijo que hasta antes de los resultados de la prueba de ADN estaba segura que la menor era su hija.
Luego de ser ubicada en Guanajuato, Alondra fue llevada el 16 de abril por agentes de Interpol junto con su padre al estado vecino de Michoacán para una reunión con la jueza, que decidiría si procedía o no su entrega a García.
La jueza Cinthia Elodia Mercado dijo el miércoles a la AP que resolvió que se cumplieron los requisitos de una convención internacional sobre menores sustraídos, por lo que la señora pudo llevarse a la adolescente y señaló que no solicitó ninguna prueba de ADN porque su función no era investigar la identidad de la joven.
“Nosotros como juzgado únicamente compete el resolver respecto de la recuperación de una menor”, dijo la jueza vía telefónica, aunque evitó dar detalles específicos del caso. “No nos corresponde hacer investigaciones, indagatorias”.
Sin embargo, una funcionaria del Poder Judicial de Michoacán, no autorizada a ser identificada por políticas internas, aseguró a la AP que la jueza mexicana que llevó el caso decidió autorizar el envío de la menor a Estados Unidos porque las personas que dijeron ser sus padres no presentaron una prueba documental que los acreditara como tales.
Los padres de la menor siempre dijeron que se trataba de un error. Tras regresar al país, Alondra aseguró el miércoles a periodistas que la jueza no aceptó que se le hiciera una prueba de ADN.
“La jueza de Michoacán no quiso que me hicieran la prueba de ADN, pero yo sí quería, pero se negó a eso”, aseguró. Interrogada sobre eso, la jueza se limitó a repetir que su función sólo fue ver que se cumplieran los requisitos de la llamada Convención de La Haya sobre los Aspectos Civiles de la Sustracción Internacional de Menores.
La Secretaría de Relaciones Exteriores refirió el miércoles a la AP que, en medio de la conmoción generada por el caso, el gobierno se acercó con la señora García para solicitarle realizar una prueba de ADN y verificar si Alondra era o no su hija. La mujer aceptó y los resultados confirmaron que no lo era.
La cancillería aseguró que este es el primer caso de confusión de identidad registrado desde que México se adhirió a la convención de La Haya en la década de 1990.
Luego de la resolución de la jueza el viernes pasado, García se llevó a la menor por autobús hasta Nuevo Laredo, México, donde cruzaron hacia Laredo, Texas.
Según la cancillería mexicana, la joven pudo cruzar a Estados Unidos sólo con el acta de nacimiento estadounidense de su hija perdida, de nombre Alondra García, y un documento con la resolución de la jueza.
“Robaron a mi hija”, dijo el miércoles Susana Núñez, madre de la niña, en declaraciones en Milenio Televisión. Aseguró que no conoce a la mujer que en Texas dijo que la niña era su hija.
“Yo ni sabía que existía esa señora”, sostuvo.
Rubén Núñez, tío de la joven, dijo a periodistas que “la familia está llegando a la conclusión de que en cualquier forma se va a tratar de hacer una demanda en contra de quien resulte responsable”. Agregó que “no es justo lo que hicieron: sacar a la niña nada más porque sí”.
La cancillería señaló en un comunicado que en 2007 recibió una solicitud de retorno de una menor que habría sido sustraída de Estados Unidos por su padre y que según información que tenían se encontraría en Michoacán.
Este año el gobierno de Estados Unidos reportó que la presunta madre había ido a Guanajuato, estado vecino a Michoacán, y que les aseguró que había identificado a su hija, lo que llevó a un juez a solicitar el apoyo de Interpol.
De acuerdo con el Centro Nacional para Menores Perdidos y Explotados, la niña desaparecida que era buscada en México fue vista por última vez por su madre en 2007, cuando tenía cuatro años. La menor fue sustraída por su padre en Houston y se cree que la llevó a México.
Dorotea García dijo el miércoles a la AP que al principio Alondra estaba temerosa y cuando llegaron a Houston parecía feliz. Sin embargo, comentó que antes de que les dieran los resultados del ADN la adolescente le repitió que estaba segura que no era su hija.
En otras declaraciones a la televisora KPRC-TV de Houston, la mujer dijo que cuando vio a la menor creyó que por fin había encontrado a su hija desaparecida. “Vi a mi hija”, dijo.
___

Los periodistas de The Associated Press Mario Armas en León, México; Katherine Corcoran, en la Ciudad de México, y Juan Lozano en Houston, Texas, colaboraron en esta nota.

¿Qué opinas?