Inicio Sorprendente Fotografías que demuestran cómo es la vida en la Iglesia de Satán;...

Fotografías que demuestran cómo es la vida en la Iglesia de Satán; tradición oriental mas pervertida mundo

Compartir

Sin embargo, ¿es realmente de esta manera? En esa dicotomía que tanto amamos al hablar sobre el comportamiento humano.

Y que tan buen negocio se ha convertido en estratagemas político-religiosos, bien y mal, luz y oscuridad

—Dios y Satán en dos colosos metafísicos—, son polarizaciones poco claras que, al final, resultan ser dos rostros de la misma voluntad, dos fuerzas complementarias que permean todo lo que hacemos. Entonces comenzamos a dudar si es que en verdad el mal se encuentra caracterizado por un chivo macabro o, en caso contrario, es que el llamado satanismo siempre es moralmente bajo.

Para dar razón y continuidad de estas cuestiones, en el mundo existen muchas religiones, algunas muy dogmáticas o de tradición oriental que escapan de los cánones cristianos/católicos.

Y otras más contemporáneas, rodeadas de especulaciones y baches en su camino prácticamente evangelizador.

Ejemplo de ello es la Iglesia de Satán, misma que provoca y se escandaliza desde su nombre mismo, fundada el 30 de abril de 1966.

Por Anton Szandor LaVey y que por años ha sido malinterpretada justo por el juego de imágenes y referencias que su congregación gusta de hacer para alarmar al resto conservador.

Para iniciar un estudio un tanto más abarcante, entonces, de lo que ha promovido esta Iglesia desde sus inicios, podemos fácilmente volver la mirada a los registros fotográficos que se han generado por años a su alrededor.

Por ejemplo, con las fotografías íntimas o un tanto más personales de Anton Zsandor LaVey, podemos entender en sus rasgos y comportamientos muy bien estructurados un pasado en el cual decidió ingresar como criminalista en el colegio de San Francisco para trabajar, después, en el Departamento de Policía. Un trabajo donde tuvo la oportunidad de contemplar cara a cara la maldad y la violencia humana, condiciones condiciones que le llevaron a cuestionar de primera mano las ilógicas pasividades y conjeturas de la sociedad en general.

En esas mismas imágenes se hace evidente, a su vez, su posterior inclinación a realizar clases y rituales supuestamente mágicos que ponían en balanza y buena distancia los ejercicios de la moral cristiana imperante dentro de la comunidad.

Lo cual nos lleva a ver en dichas representaciones un marco completo desde el cual se advierten las reglas más claras que él escribió en 1967 para su grupo religioso. Mismas que podemos resumir de la siguiente manera:

1. No des tu opinión o consejo a menos que te sea pedido.

2. No cuentes tus problemas a otros a menos que estés seguro de que quieran oírlos.

3. Cuando estés en el hábitat de otra persona, muestra respeto o mejor no vayas allá.

4. Si un invitado en tu hogar te enfada, trátalo cruelmente y sin piedad.

5. No hagas avances sexuales a menos que te sea dada una señal de apareamiento.

6. No tomes lo que no te pertenece a menos que sea una carga para la otra persona y esté clamando por ser liberada.

source srcset=”https://img.culturacolectiva.com/content/2017/09/f342a105-302f-4d8e-afca-05641d8d18b6-high.jpg” media=”(min-width: 1300px)” />

source srcset=”https://img.culturacolectiva.com/content/2017/09/ae990a3b-d11b-449f-8cf0-4c080f96d05f-high.jpg” media=”(min-width: 1300px)” />

7. Reconoce el poder de la magia si la has empleado exitosamente para obtener algo deseado. Si niegas el poder de la magia después de haber acudido a ella con éxito, perderás todo lo conseguido.


8. No te preocupes por algo que no tenga que ver contigo.

9. No hieras a niños pequeños.

<

10. No mates animales ni humanos a menos que seas atacado, o para alimento.

11. Cuando estés en territorio abierto, no molestes a nadie. Si alguien te molesta, pídele que pare. Si no lo hace, destrúyelo.

En estas fotografías, a veces en extremo teatrales y desafiantes a la cultura popular —como aquella en donde aparece Marilyn Manson junto al famoso “Papa Pegro”—, también es posible percatarnos de ideas distópicas para los cultos dogmáticos en el mundo.


Por ejemplo, que Dios es aquella fuerza que permite equilibrar al Universo y que los satanistas en efecto creen en él, que la no represión de los deseos sexuales es benéfica, que debemos amar intensamente a aquellos que merecen nuestro afecto y jamás ofrecer la otra mejilla a nuestro enemigo, y que la figura de Satán no es aquella que la cultura cristina ha popularizado y en la cual se le pinta como un ser malvado de cuernos y rabo.

Así, LaVey no adoraba a Satán sino a la libertad que para él representaba en oposición a los ambiguos dogmas del cristianismo, sino al símbolo igual a Dios que encarna la inteligencia y los valores humanos. Al acto humano que desprecia a la estupidez, la pretensión, el solipsismo, el autoengaño, el conformismo, la falta de perspectiva, el olvido del pasado ortodoxo, el orgullo contraproducente y la falta de estética; no al culto que hace ritos espiritistas, posesiones y cualquier tipo de blasfemias, como se ha creído ampliamente.

La Iglesia de Satán en realidad se creó como una crítica al Cristianismo, y estas fotografías fungen un papel primordial en esa denuncia que va de lo hilarante a lo juicioso.

¿Qué opinas?