Inicio Entretenimiento “Tengo 27 años, no me quiero morir” – La carta de esta...

“Tengo 27 años, no me quiero morir” – La carta de esta joven está conmoviendo al mundo

Compartir

De manera inesperada la partida de un ser querido y nos cuesta mucho superar el dolor de su ausencia.

Sin embargo, la trágica experiencia nos invita a reflexionar sobre el milagro de disfrutar cada día con gratitud.

Y expresarle a quienes queremos cuánto los amamos viviendo a plenitud los regalos que nos ofrece la vida.

Holly Butcher, una joven australiana de 27 años supo que le quedaba poco tiempo de vida, el pasado jueves 03 de enero falleció a causa de sarcoma de Ewing, un tipo de cáncer que se desarrolló en sus huesos.

Antes de partir ella escribió una carta para que fuera compartida después de su muerte, así que su familia decidió publicarla en las redes.

“Es algo extraño darse cuenta y aceptar que morirás a los 26 años de edad. Es sólo una de esas cosas que ignoras. Los días pasan y esperas que sigan viniendo; hasta que ocurre lo inesperado”.

“La vida es frágil, preciosa e impredecible, y cada día es un regalo, no un derecho dado. Tengo 27 años. No quiero irme. Me encanta mi vida. Soy feliz. Se lo debo a mis seres queridos. Pero el control está fuera de mis manos”.

Durante los últimos meses de su vida ella tuvo tiempo para reflexionar, y decidió escribir un texto para expresar cómo se sentía.

En su carta, dice que nadie debería mortificarse por un atasco de coche o por una mala noche.

“Está bien reconocer que algo es molesto, pero trata de que no tenga consecuencias negativas en los días de otras personas. Agradece tu problema y supéralo.

Piensa lo afortunado que eres de haberlo logrado, todo es insignificante cuando piensas en la vida como un todo”.

Le pide a quienes se quejan de su trabajo que agradezcan que son físicamente capaces de hacerlo, también asegura que no solo el físico es importante, asegura que hay que trabajar duro para encontrar la felicidad mental, emocional y espiritual.

También, aconsejó que no hay que ser egoísta, sobre todo con el dinero, insta a las personas a compartir lo material con los demás y recomienda invertir dinero en experiencias.

Sobre las redes sociales, opinó que lo importante es disfrutar el momento y no intentar capturar una imagen o video para los demás.

“Escucha música, abraza a tu perro, habla con tus amigos, viaja, trabaja para vivir, no vivas para trabajar, come tarta sin remordimientos, si no a las cosas que en realidad no quieres hacer y no te sientas presionado por hacer lo que otros piensen que es correcto.

Ella aseguró que “La donación de sangre me ayudó a vivir un año más. Es un año en el que he estado eternamente agradecida por haber estado en la Tierra, con mi familia, mis amigos y mi perro.

Este último año he vivido algunos de los mejores momentos de mi vida”.

Esta es su carta completa:

“Es muy extraño aceptar que moriré teniendo 26 años, es una de esas cosas que pasas por alto. Los días pasan y esperas que sigan pasando. Siempre me imaginé envejeciendo con canas, una hermosa familia, planeé encontrar al amor de mi vida.

Así es la vida, frágil, preciosa e impredecible.                                                              Tengo 27 años, no me quiero ir, amo mi vida. Soy feliz. Se lo debo a mis seres queridos. Pero todo se salió de control

No empecé esta carta como ‘una nota antes de morir’ porque le temo a la muerte. Me gusta el hecho de que somos ignorantes de su inevitabilidad. Excepto cuando quiero hablar de ello y se trata como un tema ‘tabú’ que nunca nos pasará a ninguno de nosotros. Ha sido un poco difícil.

Solo quiero que la gente deje de preocuparse tanto por las tensiones pequeñas e insignificantes en la vida y trate de recordar que todos tenemos el mismo destino después de todo, así que has lo que puedas para que tu tiempo se sienta digno y grandioso.

Dejo algunos de mis pensamientos a continuación. He tenido mucho tiempo para reflexionar sobre la vida estos últimos meses. Por supuesto, es la mitad de la noche cuando estas ideas aparecen en mi cabeza.

Esas veces que te dan ganas de cosas ridículas (algo que he notado tanto en los últimos meses). Sé agradecido por tener problemas pequeños y superarlos. Está bien reconocer que algo es molesto, pero trata de no continuar y no afectar negativamente a nadie.

Una vez que hagas eso, sal ahí afuera y respira profundamente una bocanada de aire hasta profundo de tus pulmones, mira qué azul es el cielo y qué tan verdes son los árboles. Es tan hermoso. Piensa en lo afortunado que eres para poder hacer eso: respirar.

Es posible que hayas quedado atrapado tráfico o hayas dormido mal porque tus hermosos bebés te mantuvieron despierto o porque tu peluquero te cortó el cabello demasiado corto. Tus nuevas uñas falsas pueden tener una astilla, tus pechos son muy pequeños o tienes celulitis en las nalgas y flacidez abdominal.

Deja que toda esa mie**a se vaya. Te juro que no pensarás en esas cosas cuando sea tu turno de irte. Todo es TAN insignificante cuando miras la vida como un todo. Estoy viendo mi cuerpo perderse justo delante de mis ojos sin nada que pueda hacer al respecto y todo lo que deseo por ahora es que pueda tener un cumpleaños o Navidad más con mi familia, o simplemente un día más con mi novio y mi perro. Sólo uno más.

Escucho a las personas quejándose sobre cuán terrible es el trabajo o sobre lo difícil que es hacer ejercicio. Sé agradecido de que puedas hacerlo físicamente. El trabajo y el ejercicio pueden parecer triviales hasta que tu cuerpo no te permita hacer ninguno de los dos.

Traté de vivir una vida sana, de hecho, esa fue probablemente mi mayor pasión. Aprecia tu buena salud y tu cuerpo en funcionamiento, incluso si no tiene el tamaño ideal. Cuídalo y acepta lo increíble que es. Muévelo y aliméntalo con productos frescos. Pero sin obsesionarse.

Recuerda que hay más aspectos para una buena salud que el físico. Trabaja igual de duro para encontrar felicidad mental, emocional y espiritual. De esta forma, es posible que te des cuenta de lo insignificante y lo irrelevante que es tener un estúpido y perfecto cuerpo en las redes sociales.

Elimina cualquier cuenta que aparezca en sus timelines que le dé una sensación de sentirse mal contigo mismo. Sea tu amigo o no, sé despiadado por tu propio bienestar.

Es algo raro tener dinero para gastar cuando te estás muriendo. No estoy en un momento de salir a comprar cosas materiales, como un vestido nuevo. Pienso qué absurdo es ganar tanto dinero en “cosas” nuevas.

Compra algo para un amigo en vez de un vestido nuevo. 1. A nadie le importa si usas lo mismo dos veces. 2. Se siente bien. Llévalo a comer o, mejor aún, cocínale algo. Dale una planta, un masaje o una vela y dile que lo amas cuando se los des.

Valorar el tiempo con otras personas. No los hagas esperar porque eres impuntual y no logras llegar a tiempo. Valora que tus amigos quieran compartir su tiempo contigo. ¡Ganarás respeto también!

Este año, nuestra familia acordó no hacer regalos y, a pesar de que el árbol parecía bastante triste y vacío (¡casi me descompenso en Nochebuena!), Fue muy agradable porque la gente no tenía la presión de ir de compras y todos se esforzaron por escribir una buena tarjeta para los demás. Además, imagina a mi familia tratando de comprarme un regalo. Puede parecer poco convincente, pero esas tarjetas significan más para mí de lo que podría ser cualquier compra impulsiva. Eso sí, también fue más fácil hacerlo porque no había niños. De todos modos, la moraleja es que los regalos no son necesarios para una Navidad significativa.

Intenta simplemente disfrutar los momentos en vez de capturarlos con la pantalla de tu teléfono. La vida no está pensada para ser vivida a través de una pantalla ni se trata de obtener la foto perfecta … ¡disfruta el mal**to momento! Deja de intentar capturarlo para todos los demás.

Pregunta retórica aleatoria. ¿Son realmente valiosas las horas que pasas peinándote y maquillándote todos los días? Nunca he entendido eso sobre las mujeres.

Levántate temprano algunas veces y escucha a los pájaros mientras observas los hermosos colores que hace el sol a medida que se eleva.

Escucha música… realmente escucha. La música es terapia. Cuando más vieja, mejor.

Abraza a tu perro. Por lejos, voy a extrañar eso.

Habla con tus amigos. Deja de lado tu teléfono.

Viaja si es su deseo. No lo haga si no es tu deseo.

Trabaja para vivir, no vivas para trabajar.

En serio, has lo que hace que tu corazón se sienta feliz.

Come tarta. Sin culpas.

Dí que no a las cosas que realmente no quieres hacer.

No te sientas presionado a hacer lo que otras personas podrían pensar que es una vida satisfactoria. Es posible que desees una vida mediocre y eso está muy bien.

Diles a tus seres queridos que los amas cada vez que tengas la oportunidad y ámalos con todo lo que tienes.

Daily Mail

Además, recuerda que, si algo te está haciendo sentir mal, tienes el poder de cambiarlo: en el trabajo o en el amor, o lo que sea. Ten las agallas para cambiar. No sabes cuánto tiempo tienes en la Tierra, así que no lo desperdicies siendo miserable. Sé que eso se dice todo el tiempo, pero no podría ser más cierto.

De todos modos, ese es sólo un consejo de vida para jóvenes. Tómalo o déjalo, ¡no me importa!

¿Qué opinas?